Redes

LLevo unos meses de indiferencia absoluta hacia las redes. Han perdido su atractivo para mí. Es más, me acerco a la tesis de que más que una conexión para el intercambio ilimitado de información, son una trampa, un aparejo inmaterial que nos atrapa y que como un agujero negro, absorbe nuestro tiempo de forma compulsiva. No sirven para nada.

O al menos eso creía hasta hoy, hasta el momento en el que un encuentro fortuito nos permitió conocernos personalmente -ya éramos “amigos” en la red -. De ese encuentro inesperado salió un proyecto ilusionante, algo inimaginable hasta hoy: ella ilustrará los cuentos que he escrito y que acumulo en la nube sin publicar por eso, por falta de dibujos que complementen y hagan visible el contenido de los textos. Ya le he mandado un cuento. Ella hará unos dibujos, en relación al texto, y me los mandará para que yo vea el resultado.

Es evidente que sin las redes sociales, lo más probable es que no nos hubiésemos conocido jamás. Quizá, en este caso, la red sea el preámbulo de un sueño que creía inalcanzable y de una futura amistad impensable. Al menos, hasta hoy. Qué cosas tiene la realidad. Y el azar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: